Entrevista a Jose Antonio Bonilla

Bienvenido al Dojo, espadachín. Esperamos que tu camino haya estado lleno de alegría y esperanza. Sírvete un tazón de chá para reconfortar el espíritu. Antes que nada, dinos: ¿quién eres y porqué empuñas la katana?

Muchas gracias. Me encanta el té. Así que servido el tazón está. Mi nombre es José Antonio Bonilla. Mi hogar se encuentra en Sabadell (Barcelona) donde nací en 1969, hace ya muchas lunas. Estudié Biología y Bioquímica en la Universidad Autónoma de Barcelona, donde también trabajo actualmente. Estoy casado y tengo un  hijo que se está convirtiendo en todo un ronin por sí solo. Tomé la katana por primera vez hacia los 13 años y desde entonces he intentado aprender de forma autodidacta a manejarla lo mejor que he podido, permitiendo que tome vida propia y se convierta en una prolongación de mi brazo al rasgar las hojas en blanco con las aventuras que crea mi imaginación.

Se dice que tu fama es reciente, aunque has entrenado mucho en soledad, bajo las cascadas y en los bosques de bambú. Dinos, ¿es eso cierto?

Es cierto, mi fama aún es escasa, aunque pretendo que mi nombre se vaya extendiendo entre los diferentes feudos señoriales poco a poco. Desde muy joven he entrenado mi escritura para ir adquiriendo conocimiento y, con paso lento, crear historias cada vez más complejas e interesantes. Si bien es cierto que ha sido en este último año y medio cuando parece haber despegado mi incipiente carrera en solitario, anteriormente había publicado algún cuento y había quedado finalista en varios premios.

 

12916700_1036922736377217_7604100049631756367_o
(De izq. a der.) Víctor Amela y el samurái Jose Antonio Bonilla, con retoños cambiados

 

¿Cómo describirías tu dominio de la espada? ¿Qué batallas prefieres y cuáles son tus katas favoritas?

Mi espada finta de forma diferente según el enemigo a batir. No obstante, reconozco que mi estilo es bastante ecléctico. Me gusta escribir aventura, ciencia ficción, fantasía, suspense, thriller, entremezclando muchos de estos géneros siempre y cuando la trama lo permita. Sea como sea, intento siempre entretener y divertir.

¿Cuáles han sido tus maestros en la senda del bushido? ¿Qué es lo que mejor te enseñaron?

Aprendiz de Yoda me considero, ¿sirve? No es maestro del bushido… ¿o quizás si? El largo camino del aprendizaje no finaliza nunca, eso es lo más interesante que nos da la vida. Cualquier persona puede ser maestro y aprendiz. La cuestión es ser consciente de ello. Entre mis maestros preferidos se encuentran los más clásicos: H. G. Wells, Julio Verne, Sir Arthur Conan Doyle… y otro más modernos como Michael Crichton, Douglas Preston y Lincold Child, Stephen King… Aunque no todos son forasteros, pues espejos donde mirarme también los hay en casa, como César Mallorquí, Elia Barceló, Javier Negrete, David Jasso, Javier Cotrina, Victor Conde o Félix J. Palma. Son tantos… Y todos ellos me enseñaron que siempre hay mundos nuevos que descubrir.

 

513kbFzL6gL._SX318_BO1,204,203,200_
La Inconquistable, primer retoño del guerrero Bonilla

 

Hasta ahora, ¿cuántas batallas se te conocen? Explícanos algo de ellas.

Alguna hay, es cierto. Gané la mención especial del Premio UPC de Ciencia Ficción junto a Xavier Pacheco en los años 1994, 1995 y 1997. Entre tanto participé en algún concurso antología del Círculo de Lectores. Posteriormente quedé finalista con “La Inconquistable” en el XXI Premio Domingo Santos de Ciencia Ficción. Esta historia, que ha sido mi primera novela en solitario publicada por Editorial Autores Premiados (Colección Quasar, núm.1), también quedó finalista del premio Ciudad de Maracena de Ciencia Ficción en 2010 y del Premio de Terror Ciudad de Utrera de 2014. “Juguetes rotos”, otra de mis obras, quedó finalista en el Premio de Terror Ciudad de Utrera de 2015. Y ahora, gracias a Editorial Hermenaute, “Pétalos de acero”, en abril de este mismo año, ha visto la luz. Esta es mi segunda novela publicada y la de mayor extensión.

En las casas de té se comenta que Pétalos de Acero es digna de ser narrada por los mejores poetas. ¿Cómo llegaste a dar con ella y cómo ha resultado?

Sírveme, por favor, un poco más de té, oh, ronin. Muchas gracias. Me gustaría que lo que dices fuera cierto. Estoy muy orgulloso de “Pétalos de acero”. Se trata de una novela de aventuras steampunk situada en el contexto histórico de la Exposición Universal de Barcelona celebrada en 1888. La inspiración vino, como suelen suceder estas cosas, por casualidad. Estaba buscando un argumento para desarrollar una nueva obra y coincidió que por aquel entonces era el año en que se cumplía el 125 aniversario de la Exposición (1888-2013). Además, asistí por primera vez a la EuroSteamcon que tuvo lugar ese mismo año en la estación de Francia de Barcelona, un evento que me recordó gratamente al mundo modernista. Así pues, empecé a indagar y descubrí que existía mucha información  en una revista que se publicó justamente para ese gran evento y que se llamó “La Exposición”. Si a ello añadía los artículos del diario La Vanguardia de la época, descubrí que tenía un mundo ante mí para crear una historia interesante. Y así fue cómo se gestó “Pétalos de acero”, una aventura con toques de steampunk, folletín decimonónico y novela policíaca al estilo Maurice Léblanc, ambientada en un entorno histórico que he querido que fuera lo más detallado posible para conseguir darle el máximo de verosimilitud, sin olvidar siempre que se trata de una distopía retrofuturista. Espero que sea del agrado de los lectores, pues para mí ha sido muy grato escribirla.

 

PetalosJose
“Contemplar la batalla, después de la espada, en un nenúfar” Hai-Ku ancestral inspirado en Bonilla.

 

¿Y has pensado ya en los nuevos retos que te depara el camino?

Algo hay, por supuesto. Una vida sin retos no puede considerarse vida. Actualmente estoy revisando algunas novelas que tenía macerando en el cajón. Tengo intención de presentarme a algún concurso, y a final de año o principios del que viene, si toda va como debe ir, publicaré mi tercera novela. Pero esto todavía es secreto. Ssssshhhhh.

Finalmente, hay algo más que quieras decirnos?

Por supuesto. Seguid así, maestros de la katana, adalides de causas justas. Necesitamos personas como vosotros que sigan y enseñen el camino del bushido, permitiendo a nuevos discípulos darse a conocer dentro de vuestras filas. Aquí tenéis a un hombre de honor y a un amigo con el que podéis contar en futuras hazañas. Saludos.

Gracias, honorable espadachín. Te deseamos que tengas un buen camino, plagado de honor, y sólo te pedimos que enciendas un incensario en nuestro Buda al salir.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s