EL MISTERIO DE LA GRUTA AMARILLA, Carlos Bassas

El viejo maestro Miyamoto, Investigador de Asuntos Especiales del clan Date, prepara su viaje a Edo en compañía de Aki, su recién nombrado Ayudante Oficial, y de Ichiro, su nuevo vasallo, para impartir lecciones de esgrima al shōgun. Una vez allí, el señor Yagyū, el jefe del servicio secreto de espionaje del régimen, le pide que investigue la misteriosa desaparición de Kido Hanshichi, el cazador de yōkai de los Tokugawa.

Tras sus primeras averiguaciones, Miyamoto y Aki constatan que, además de Hanshichi, otros diez campesinos, entre los que figura un niño, llevan algún tiempo ausentes… ¿Acaso alguien o algo los está cazando? Para resolver el misterio cuentan con una única pista: un extraño mapa en el que el Investigador del shōgun ha señalado un punto oculto en las montañas cercanas: «La gruta amarilla».

aki twitter

Estamos ante una novela detectivesca de corte juvenil. El factor más importante que la diferencia es su ambientación: nos sitúa en un Japón feudal de principios del siglo XVII con ligeros toques sobrenaturales. El vasto conocimiento del autor sobre esa época se ve reflejado a lo largo de toda la aventura. A menudo somos testigos de muchas de sus costumbres y tradiciones y siempre contamos con una precisa descripción de los lugares visitados, de su historia y de su relevancia para el país.

Los troncos de los árboles parecían haber sido tallados por un experto carpintero, tal era su rectitud; lo mismo podía decirse de la regularidad en su disposición. Apenas había medio tatami de separación entre unos y otros; ni el general más avezado hubiera sido capaz de disponer una empalizada con tanto esmero. Debido a esa cercanía, sus ramas urdían un espeso manto sobre nuestras cabezas que nos protegía del azote directo del sol.

Por otro lado, está ambientación inmersiva y exhaustiva salpica el texto de términos japoneses que al lector profano a dicha cultura pueden entorpecer el avance en la lectura, teniendo que recurrir al glosario del que dispone la obra con cierta frecuencia.

El misterio de la grutra amarilla

Otro de los aspectos de la novela tratados con precisión son los combates y las escenas de acción. El detalle y el realismo con el que están descritos los movimientos dejan patente el conocimiento que ser practicante de artes marciales le ha otorgado al autor. En una de sus presentaciones aseguró que había llevado a cabo personalmente todas las escenas de acción para comprobar su realización.

El dueño del kanabo, que era el más grande, se abalanzó sobre el maestro. Debió pensar que él sí saldría airoso. Se equivocaba. Miyamoto esquivó su garrotazo con facilidad, le dio un puñetazo en el costado y le lanzó una patada lateral a la rodilla, que crujió como papel seco. «Así se tala un árbol», llamaba a aquel golpe durante los entrenamientos.CIMG2396

Pero no todo es acción en esta obra. Su protagonista, Aki, es un joven samurái que ni siquiera ha llevado a cabo todavía el ritual que lo constata como adulto. A pesar de eso, recorre Japón en compañía de su amigo y compañero Ichiro y de su maestro Miyamoto para resolver los diversos casos que este investiga. Ichiro, al ser de un estrato social más bajo, ve las cosas de un modo ligeramente distinto y plantea a Aki varios dilemas morales que hacen tambalear su concepto de la justicia y el deber. A su vez, Miyamoto va aderezando la misión con pequeñas perlas de sabiduría que poco a poco le ayudan a crecer y madurar.

En aquel instante fui consciente de que, por muy amigos que fuéramos, nuestras vidas siempre estarían separadas por aquella circunstancia. ¿Acaso yo era mejor hombre que él por haber nacido samurái?

La obediencia no es fácil, y menos para un hombre con espíritu fuerte. Exige mucha resolución y un carácter humilde. Esa es la gran carga del samurái: ser capaza de dominar su fuerza y ponerla al servicio de su señor. No importa como sea. Esa es nuestra vía —señaló Miyamoto—.

Ronin_Shanou

Creed a este humilde ronin cuando os dice que todo esto, intercalado con la trama de investigación, hace de El misterio de la Gruta amarilla una novela entretenida y muy apropiada tanto para los amantes de la cultura oriental como para los aficionados a la novela de aventuras juvenil.

La editorial Quaterni ha llevado a cabo una hermosa edición, ilustrando cada capítulo con imágenes hechas mediante la honorable técnica oriental del  del sumi nagashi, que se puede traducir como flotación de tintas. Consiste en verter gotas de  tinta en un barreño de agua y utilizar algún disolvente para dispersar esa tinta hasta que adquiere la forma deseada. Después se le coloca un papel especial encima y se retira rápidamente para que absorba la tinta sin deformar la pintura y se deja secar.

20150929_123724

Por último quisiera avisaros de que aunque la novela es la continuación de Aki, y el misterio de los cerezos, puede leerse de forma independiente ya que en todo momento se nos pone en situación de los hechos relevantes que han sucedido con anterioridad. Yo me he leído El misterio de la Gruta amarilla sin haberme leído el anterior y ningún momento me sentí perdido. De todos modos no creo que tarde mucho en leerme esa primera parte.

AkiMisterioCerezos

Advertisements

2 thoughts on “EL MISTERIO DE LA GRUTA AMARILLA, Carlos Bassas

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s